Páginas vistas en total

COBERSEGUROS

SOCIAL

TRADUCTOR

jueves, 9 de diciembre de 2010

EL ÁRBITRO DE BALONCESTO UN EDUCADOR EN VALORES

Siempre que me llega un articulo sobre los árbitros intento difundirlo lo máximo posible, éste en concreto está publicado en la página http://www.efdeportes.com habla sobre los valores que un árbitro es capaz de difundir con sus acciones. Espero sea útil para los propios árbitros y para todos.



Introducción
    Hoy en la formación integral del joven atleta existe una trilogía in separable familia, entrenador y arbitro, trataremos de destacar las bondades que nos brindan los árbitros en la formación en valores por su modo de actuación como educador de las nuevas generaciones
    Es inconcebible que la actividad arbitral como parte insubstituible de la actividad deportiva haya experimentado una cierta mejora en los ámbitos deportivos y sociales, aunque probablemente todavía se encuentra a un rango inferior de consideración social respecto a otros colectivos deportivos como puedan ser los jugadores, entrenadores o directivos.
    En cierta manera, este hecho viene dado por la actividad intrínseca del arbitraje: juzgar, decidir. Esas decisiones significan también sancionar y por tanto, dotadas como suelen estarlo por elementos subjetivos compuestos por el propio conocimiento de las reglas de juego.
    Esto explica que, en una sociedad extremadamente competitiva que, generalmente, premia la victoria, el éxito, la posesión de dinero por encima de otros valores como la participación, la colaboración para lograr mejor calidad de vida y recreación sana para practicantes y espectadores, la figura arbitral sirva de fácil excusa a la hora de justificar los propios errores.
    He aquí, en cierta manera, parte de la grandeza del árbitro: debe desarrollar una labor de juicio que en ocasiones resulta insuficiente en la labor educativa sin perder el equilibrio que le permita sobreponerse a esas influencias interna y externas que propicia el juego de baloncesto.
    En resumidas cuentas, el objetivo fundamental de un árbitro en cualquier deporte es ejercer y mantener el control del partido por medio de la aplicación práctica del sentido de justicia incluido en las reglas de juego.
    No así el árbitro en nuestra sociedad que como pedagogo atiende de forma priorizada la formación de los atletas y ciudadanos, pero en este proceso se ocupa no solamente de proporcionar valores en el cumplimiento del reglamento del juego en la interpretación de la filosofía ventaja -desventaja.
    De acuerdo con esto, el problema de los valores y su formación es también esencialmente un problema pedagógico; la educación de la personalidad del hombre, como proceso organizado, dirigido y consciente constituye el objeto de las ciencias pedagógicas. La educación materializa a través del proceso educativo la formación integral del hombre, los valores que debe asumir, encauzando, este proceso en correspondencia con los objetivos a los que aspira la sociedad. Los valores son contenidos de la educación.
    Como podemos apreciar no se encuentra reflejada la participación del árbitro en el proceso pedagógico si la vinculación formativa no es absoluto de los entrenadores, familia y directivo el árbitro es un eslabón fundamental ya que con su modo de actuación es ejemplo de ante la sociedad.
    Objetivos formativos o educativos en el deporte y en especial en los árbitros esta dirigido a lograr transformaciones trascendentes en al personalidad los atletas en la medida que atienda el aspecto motivacional-afectivo como base del proceso de educación en valores reflejando el encargo social de la actividad especifica que posibilite construir y transmitir su cultura integral general.
    En el caso de los árbitros de baloncesto implica la unidad dialéctica entre los aspectos cognitivos y afectivos de modo que los conocimientos, hábitos, habilidades y capacidades formados se construyan sobre al base de relaciones significativas en el momento de impartir justicia posibilitando la autorregulación de los atletas, entrenadores, directivos y espectadores a las motivaciones fundamentalmente intrínsecas.
    El proceso de la educación en valores esta ligado a la actividad pedagógica cuyo fundamento y método radica en la filosofía y esta no tendrá éxito si desconoce las motivaciones, necesidades intereses del educando como un ser activo del proceso, pues la función de todo educador va encaminada al desarrollo integral de la personalidad.
    Para enfrentar los retos del baloncesto, el árbitro, actor fundamental del cumplimiento de las normas y reglas del deporte, debe educarse según los valores que sustente la sociedad en que vive, solo así podrá dar continuidad a lo logrado por ella y transformar con su actuación, todo aquello que vaya en contra del espíritu del juego limpio.
    El enfoque del problema, en las complejísimas condiciones del desarrollo actual de la sociedad cubana nos advierte de que la tarea consiste en la contribución a la formación de niños y jóvenes. Ellos serán los protagonistas, como seres creadores, de la consolidación de la obra revolucionaria llevada a cabo en este siglo, fundada en los más altos valores alcanzados a lo largo de nuestra historia
    Esta situación nos impone actuar con destreza, creatividad y de manera científica en la preparación de niños, adolescentes y jóvenes, para que puedan enfrentar con éxito el valor y el modelo globalizado económico cultural y educativa que hoy pretende venderlo el primer mundo.
    Podemos afirmar, llegados a este punto, que vamos a establecer unas pautas de actuación clara y sencilla para los árbitros, pautas que puedan ser asimiladas y aplicadas sin excesiva complicación.
    El arte de arbitrar depende grandemente de variantes humana, es bueno o malo, de acuerdo al grado al cual cada individuo tenga combinaciones favorables de estas variantes, junto con un entendimiento inteligente de la aplicación de las reglas. Aquí hablaremos de las cualidades personales más importantes que a la vez son los factores que ayudarán a proveer al potencial de su presencia. “La relación entre árbitro y jugador” y “Buenas relaciones públicas”, si se desarrollan y aplican con arte.
    Las siguientes cualidades se enlistan en el orden de su importancia y en orden inverso del control que tiene el individuo sobre cada cualidad.
    Una relación personal que crea amistas y confianza no es antagonismo, es esencial para un control satisfactorio del juego. Se observa una relación armoniosa entre jugadores y árbitros sin saber exactamente como nació. Algunos árbitros lo han logrado por tácticas estrictas al empezar el juego, otros por medio de una actitud severa y firme, pero a la vez cortés y amable, y aún otros, por medio de un acercamiento cálido, placentero. Otros han llegado con un acercamiento autoritario, mientras que otros han sido más humildes y a la vez sinceros. Algunos han introducido temor en el corazón de los jugadores, pero con eso se han ganado su respeto.
    Aquí nuevamente debe decirse, que los acercamientos correctos y adecuados deben encajar en la ocasión. Es decir del árbitro y su inteligencia, descubrir en cada juego cómo debe acercarse a los jugadores e influir de manera que el juego se lleve de acuerdo con las reglas que él tiene la obligación de hacer respetar. Algunos árbitros han utilizado un acercamiento correcto y adecuado que debe encajar en la ocasión. También cada individuo debe seguir el método que mejor le encaje en su propia personalidad.
    El árbitro que a través de la influencia de su presencia hace que los jugadores eviten las violaciones de las reglas, ha logrado perfecta relación con el juego. Su influencia se siente, pero el no se nota.
    Probablemente no haya una simple regla o características personales, las cuales cada oficial debe tener para lograr el acercamiento hacia esta relación. Ni tampoco es necesario que haya un patrón fijo. Así mismo, no hay dos juegos o situaciones iguales.
    El árbitro por alguna combinación de características y a través de algún patrón que puede variar de juego a juego, crea una influencia que hace que los jugadores eviten la infracción de las reglas. Se establecen la confianza y la cooperación de alguna manera, los jugadores parecen darse cuenta que hay alguien que está cumpliendo con su trabajo, que está en el lugar correcto, en el momento correcto, que es justo, que es consciente, que entiende y siente el significado de cada situación.
    El desarrollo de la educación en valores en los árbitros debe ser dirigido a través del Proceso Deportivo Educativo teniendo siempre presente la comunidad donde vive el arbitro, pues no se forman espontáneamente, sino mediante un sistema organizado de influencias donde el hombre como sujeto y objeto de la actividad y jugando el rol del eje fundamental de dicha transformación que es el centro del proceso.

Consistencia


    Es la virtud más grande que un árbitro puede poseer. Si la decisión y ejecución de un árbitro son las mismas bajo las mismas o similares circunstancias, los jugadores pueden ajustar su juego al 

que está señalando el árbitro. Podrán sorprenderse y confundirse momentáneamente, pero cuando descubran que el árbitro sigue en sus procedimientos, pueden reorganizar su tipo de juego y continuar la contienda con confianza. Por el contrario, si el árbitro está fluctuando sus métodos y decisiones, desbarata el juego o nivel de un equipo y mantendrá a los jugadores nerviosos o molestos emocionalmente por lo que su efectividad se pierde completamente.

Cooperación


    La habilidad para hacer equipos con otros, (el otro y/o los otros árbitros, los oficiales de la mesa de control) es absolutamente esencial para desarrollar bien el juego, el árbitro debe tener absoluta confianza con sus compañeros y en las tareas previas al inicio del partido, debe ser cortés con ellos y ser claro al dar sus disposiciones. Cada uno debe tener fe en el otro y debe existir la mayor de las armonías. Cada uno debe agradecer el apoyo o ayuda del otro. Deben comprender que no siempre están en la posición más ventajosa para ver la acción, aunque estén más cerca. Debe haber un espíritu de mutualidad y trabajo en equipo para lograr una efectiva administración del juego. Una sonrisa, una seña discreta para nuestro colaborador siempre será bien vista y los demás oficiales comprenderán que estamos atentos a cualquier indicación. Al finalizar el encuentro una cordial y sincera felicitación por la ayuda que nos brindaron

Los valores ayudan a concentrarse


    Cuando un árbitro tiene en su trabajo los valores bien arraizado siente confianza, su mente se halla libre para concentrarse en la tarea en cuestión, mientras que, cuando no la tienen, tiende a preocuparse sobre lo bien o lo mal que lo está haciendo o por la aprobación o desaprobación de los demás. La obsesión por evitar los errores debilita la concentración, y hace que el árbitro distraiga más fácilmente su atención.

Los valores influyen en el establecimiento de objetivos


    Los árbitros que tienen una preparación en valores tienden a establecer objetivos estimulantes y a esforzarse intensamente por alcanzarlos. Los árbitros que carecen en una preparación en valores tienden a la inclinación a fijar objetivos fáciles y a no emplearse a fondo hasta el límite.

Los valores activa emociones positivas


    Cuando un árbitro fomenta en su accionar los valores se siente seguro de sí mismo, es más probable que se mantenga tranquilo y relajado en condiciones de presión, estado mental y corporal que le permite ser más enérgico y asertivo cuando el resultado de la competición está todavía en juego.

Los valores
    Que no están arrizados afecta la confianza en el ímpetu psicológico. Los valores en árbitros se refieren a los cambios de ímpetu como determinante y decisivo de
su actuación. La capacidad de demostrar la formación en valores produce ímpetus positivos o de intervenir los negativos supone una ventaja importante. Los árbitros con un nivel elevado de destreza arbitral (intuición del juego, determinación de una infracción, correcta posición en la cancha en función del juego, etc.) son más capaces de remontar la adversidad que sus homólogos menos cualificados. Y parece que los valores es un ingrediente fundamental de este proceso. Los árbitros que tienen arrizado los valores demuestran confianza en sí mismos y en sus capacidades adoptan la actitud de "nunca ceder", ya que abordan las situaciones difíciles como si fueran desafíos y reaccionan ante ellas con una resolución mucho mayor.
    Hay muchos factores que reflejan la confianza de un árbitro y los cuales ganan la confianza de los jugadores, entrenadores, directivos, medios de comunicación y espectadores, probablemente la característica más ofensiva es la manera en la cual se comporta al llevar a sus labores. Un movimiento que denota seguridad, aún con cierto grado de presunción cuando no llega al punto que cause resentimientos, trasmite un sentimiento de confianza a otros.
    Una acción decisiva que no sea apresurada, pero sin elementos de titubeo, es altamente deseada. No deja dudas en la mente de otras reflejas posibilidades, la cual tiene aceptación. El uso del silbato es de suma importancia, hay que saberlo usar porque es un reflejo de nuestro coraje, y con un sonido fuerte en determinadas jugadas, le estamos haciendo notar al jugador que estamos inconformes con su modo de proceder, el jugador lo siente y os evita tomar medidas más severas. Para el propósito de claridad en el señalamiento de las decisiones, se recomienda agregar al silbato algo de pantomima (representación - señalización) pero debemos saber cuando y cuales debemos usar éstas, por otro lado debe recalcarse que la representación llevada al extremos de hacer teatro o exhibicionismo cae mal, tales tácticas quitan la atención del juego y los jugadores la enfocan sobre el árbitro.
    Los valores que no están arrizado afecta a las estrategias del juego. En ocasiones, los árbitros hablan de "arbitrar para acertar", o de "arbitrar para no fallar". Estas frases resultan familiares, pero dan lugar a estilos de arbitraje muy diferentes. Los árbitros seguros de los valores arrizados en sí mismos tienden a arbitrar para acertar; normalmente, no tienen miedo de correr riesgos y asumen el control de la competición. Cuando los árbitros no tienen arrizados los valores pierden la confianza, arbitran para no fallar: son indecisos y tratan de no cometer errores. Por ejemplo cuando un árbitro de baloncesto con confianza en sus los valores sí mismo salga a la pista, intentará hacer cosas positivas, como controlar el juego, pitar con decisión o comunicarse con su compañero. Un árbitro menos seguro de sí mismo tratará de evitar errores, como dudar en jugadas comprometidas, fallar en la decisión tomada o tener una incorrecta posición en la cancha en función del juego; se sentirá satisfecho con no complicar las cosas y menos implicado que el primero en lograr que el equipo arbitral lleve a cabo una actuación positiva.
    Es de gran importancia las definiciones de diferentes autores del valor así como la declarada por el INDER ya que en nuestra actividad especifica el arbitraje de Baloncesto el sujeto por su modo de actuación expresa la significación positiva de los hechos , fenómenos y relaciones, del sujetos para un individuo, grupo o clase social, o la sociedad en un conjunto de formas, principios y norma en representaciones del bien, lo justo, el deber, con un carácter valorativo y normativo a nivel de la conciencia, que regula y orienta la actitud de los individuos hacia la reafirmación del progreso moral, el crecimiento del humanismo y el perfeccionamiento humano, si con paramos lo expresado podemos los valores están presente en el desarrollo de la actividad arbitral ya que son patrones de modelo ante la sociedad, por su honestidad , justicia ,responsabilidad, dignidad, horades y humanismos ante la sociedad.

Bibliografía

  • Alfonso, J (1991): Cuando suena la canasta: Dirección de programa INDER.
  • Arias, H. 1995 La Comunidad y su estudio. Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995.
  • Baxter Pérez, E. Diversidad de métodos para educar y evaluar lo logrado en la educación en valores. En Séptimo Seminario Nacional para Educadores, 2006.
  • Betancor, M El árbitro de Baloncesto. Principios y bases teóricas sobre su formación En: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 4, Nº 17. http://www.efdeportes.com/efd17/arbal.htm
  • Chacón Arteaga, N. Educación en valores en la contemporaneidad. Papel del maestro. Material mimeografiado. Ciudad de la Habana, 1999.
  • Córdova, C. Básquetbol. Los mejores de los mejores entrenadores. 1ª edición agosto 1989. México, D.F.
  • Cruz, C (2005): Baloncesto en Holguín (1914-1958). Centenario del Baloncesto en Cuba, Concurso de Historiadores de los Deportes del Centenario.
  • De la Paz, P.L. Baloncesto. Editorial Pueblo y Educación. La Habana 1989.
  • Fabelo Corzo, J R et.al. La formación de valores en las nuevas generaciones. Ciudad de la Habana. Editorial de Ciencias Sociales, 1996.
  • Fuentes Sánchez, V (2005) Baloncesto en Puerto Padre. Concurso de Historiadores de los deporte del Centenario.
  • Guardo García, M. y Fleitas Díaz I. Hacia una Teoría del Arbitraje Deportivo: ¿Es la teoría del arbitraje deportivo un problema científico a solucionar? En: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 10 Nº 70. http://www.efdeportes.com/efd70/arbit.htm
  • Kirkov, D. Manual de Baloncesto. Editorial Pueblo y Educación. La Habana 1984.
  • Paz, D y Hernández J (1975): Guía metodológica para enseñanza de los elementos técnicos del Baloncesto, La Habana.
  • Programa Director del INDER. Curso 2007-2008.
  • Rodríguez Ugidos, Z. Ciencia y valor. En Obras. Ciudad de la Habana. Editorial de Ciencias Sociales, 1989.
  • Vigotsky, L.S. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Ciudad de la Habana: Ed. Científico Técnica, 1987.

0 comentarios:

Publicar un comentario

REDISEÑA

REDISEÑA
Diseño Gráfico Freelance
Se ha producido un error en este gadget.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls