Páginas vistas en total

COBERSEGUROS

SOCIAL

TRADUCTOR

miércoles, 14 de diciembre de 2011

DEPORTE FEDERADO EN EDAD DE FORMACIÓN


Esta es la primera de una serie de colaboraciones que voy a tener en BlogQUEANDO, se trata de mi buen amigo Manolo Aviles, Director Deportivo de la EBS Cartagena y conocedor del deporte en general ya que es profesor en el Instituto Mediterraneo del módulo superior de Técnico en Actividades Físicas y Animación T.A.F.A.D. igualmente es doctor en biología y un sin fin de cosas que no voy a descubrir aquí porque todos sabemos de la valía y profesionalidad de Manolo Avilés. 

Su post versa sobre el  DEPORTE FEDERADO EN EDAD DE FORMACIÓN, desde una perspectiva personal, analiza los errores que se cometen y como se debe orientar el deporte en estas edades, un post muy bueno que nos ayudará a mejorar con relación a este tema.

DEPORTE FEDERADO EN EDAD DE FORMACIÓN

Dados los acontecimientos que estoy observando en los últimos tiempos en el deporte base, cabe hacer algunas reflexiones, de cómo veo desde un punto de vista de dirigente el deporte de formación. Intentaré dar una visión particular de todos los estamentos que intervienen en el mismo, padres, entrenadores, dirigentes y como no, los propios niños/jugadores, término que emplearé siempre que hable de jugadores a estas edades de iniciación, para delimitarlo perfectamente del deporte adulto, y por supuesto remarcar que el niño no es un adulto en miniatura, y por tanto no podemos seguir los mismos modelos, ni parámetros que empleamos para el deporte profesional
            En primera instancia hablaré sobre el papel de los padres que, al mismo tiempo que sus hijos también se están iniciando en el deporte federado. Por eso desde los estamentos que dirigen el club, sería esencial e ineludible que se tuviera una reunión con ellos, para desde el primer momento dejarles claro cuales son los objetivos deportivos, educativos y sociales del club al que acaban de llegar, haciéndoles ver que lo que a estas edades debe predominar por encima de todo, es la educación en valores a través del deporte en el que nos vamos a mover.
Educación en valores tales como el respeto, el compañerismo, la amistad, la disciplina, la lealtad, valores como la responsabilidad, el espíritu de equipo que como podemos comprobar los que ya tenemos una cierta edad son perfectamente transferibles a la vida real, y a través de los mismos enseñar el deporte, pero de una forma divertida, porque sabemos que si no se divierten, no aprenderán, para que al final logremos una Educación Integral de nuestros niños/jugadores.
 Por tanto, a partir de esa primera charla, vendrán más a lo largo de la temporada, para poder sentar las bases de lo que queremos que nos aporten los padres de nuestros niños/jugadores del club, y no va a ser más que colaboración, en el sentido más amplio de la palabra, en cuanto a no interferencia con el entrenador, en cuanto a confianza de que su hijo está en buenas manos y que se les va inculcar los valores antes expresados, aceptación del papel de su hijo dentro del colectivo, y por descontado de la aceptación de los objetivos propuestos por el club para el equipo de su hijo, seguro que todos los padres aceptarán el compromiso, porque de no ser así, no podrá ser aceptarlo en nuestro proyecto.
En cuanto a los entrenadores, que van a ser el elemento clave en este tema, debemos dirigirnos a ellos para hacerle ver lo importante que va a ser la misión que le vamos a encargar, que no es otra que formar personas a través del deporte que tanto le apasionan a ellos y a sus niños/jugadores. Nuestros entrenadores deberán asumir de una forma total que lo importante a estas edades no es el rendimiento, no es el resultado, por tanto no someteremos a los niños/jugadores a entrenamientos físicos largos, interminables y agotadores y con objetivos que no podrán alcanzar, al estrés psicológico de la competición, para ganar por encima de todo, bastante presión tienen ellos ya, con el mero hecho de competir con otros equipos que no conocen, a que todo vale con tal de que el éxito sea vencer, porque como bien dice Daniel Pintor cuando has perdido muchas veces en la vida, sabes que perder no es muy importante.
 Los conocimientos físicos, técnico-tácticos adquiridos en la escuela de entrenadores no son suficientes, si no añadimos a ellos nuestra ilusión, nuestra responsabilidad de liderar a un grupo que por encima de todo confiará en nosotros y se convertirá en un ejemplo a seguir en todas las facetas, desde nuestro comportamiento hasta incluso nuestra forma de vestir y de ver la vida. Les haremos hincapié en lo que nos dice  Daniel Pintor, en cuanto a que la formación del jugador debe ser tridimensional y debe incluir lo educativo, lo instructivo y el rendimiento, el niño necesita dinamismo y descansos sustentados en sus necesidades de descanso, si lo que planteas al niño no le gusta, buscará otra cosa que hacer. Deben estar distraídos con lo que practican, si la cosa se nos va de las manos, es que no estamos haciendo lo que a los niños les interesa, y perderemos toda su ilusión por aprender, ya que sólo se puede aprender si uno tiene motivación para ello, esa motivación es lo que nos impulsa a luchar por algo.
Por ello exigiremos a nuestros entrenadores  que sean ante todo educadores, profesionales que se preocupe por mejorar su formación, psicólogos, sabiendo que son un espejo en el que los niños/jugadores se van a mirar siempre, que hagan lo mejor que saben hacer, dejándose asesorar y sobre todo que quieran y se dejen querer, con todo esto el éxito lo tienen asegurado.
Los Dirigentes son los responsables de que todo el proyecto se ponga en marcha, sin su esfuerzo, sus horas de dedicación, sus preocupaciones, ningún club podría echar a andar. Doy por sentado que todos ellos están de acuerdo con los valores ya citados, solo quedaría poner los mecanismos idóneos para que todos ellos se cumplieran. Por eso no estaría de más proponer desde aquí reuniones periódicas de los responsables de los diferentes clubes, como seguimiento al cumplimiento de las normas de “fair play” establecidas antes del comienzo de todas las competiciones en edades de iniciación.
Los niños/jugadores son la razón de ser de todo nuestro trabajo, sin ellos no existiría nada, pero sería muy conveniente desde su recepción y en los primeros días, recordarle una serie de pautas de comportamiento que rigen los principios fundamentales del club, como podrían ser: las normas de comportamiento generales, puntualidad, respeto, camaradería, el respeto a uno mismo, aceptando sus limitaciones, al compañero, al reglamento, a los contrarios, aceptando que sin ellos no podría haber competición, a los árbitros, aceptando que son los que toman las decisiones y que en esas situaciones siempre tienen razón, y la prioridad de que el equipo está por encima del lucimiento personal de cada uno. Desde mi experiencia como entrenador una vez puestas encima de la mesa todas estas condiciones y una vez aceptadas por todos “nunca se falla”.
              Estas indicaciones expuestas de una forma breve y concisa, están realizadas para tratar de paliar algunas actuaciones que vengo observando desde hace bastante tiempo cuando empecé en este mundo del deporte como entrenador y sigo viendo actualmente desde mi puesto de dirigente y en diferentes deportes.
            Si por lo menos, sirven para pensar y debatir  sobre como mejorar el deporte de iniciación a todos los niveles, habré conseguido mi propósito.

1 comentarios:

Francisco dijo...

La familia de cbc97.blogspot.com desea a todos sus seguidores y blogs amigos una Felices Fiestas y una Feliz entrada de Año.

Publicar un comentario

REDISEÑA

REDISEÑA
Diseño Gráfico Freelance
Se ha producido un error en este gadget.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls