Páginas vistas en total

COBERSEGUROS

SOCIAL

TRADUCTOR

martes, 18 de mayo de 2010

NIVEL DE TOLERANCIA AL CAOS

Viendo el entrenamiento de un compañero en compañía de otro entrenador llegamos a la conclusión que cada uno tiene, lo describimos así, un nivel de tolerancia al caos, lo que para mi es un nivel tolerable para otros es eso... un caos. Supongo que sabréis de lo que os hablo, el tumulto que se forman en los entrenamientos cuando dices de guardar los balones, o cuando das un minuto de agua, o cuando explicas algo. Ese nivel de tolerancia está muy ligado a la visión exterior que se tiene de un entrenador, cuanto menor sea ese nivel mejor entrenador es, incluso entre los jugadores, ellos lo interpreta como disciplina y a alguno les encanta que el entrenador sea así. 

Está estrechamente ligado la noción que todos tiene de un entrenador con el grado de tolerancia del que os hablo y también con el grado de exigencia al esfuerzo, se tiene la idea que un entrenador muy estricto y autoritario es un buen entrenador, estoy hablando entre jugadores y padres. Los entrenadores tenemos otra visión del asunto (o la misma según quien), a mi me parece que la tolerancia al caos es un arma de doble filo, los chic@s se acostumbran a unas circunstancias que a lo peor en años sucesivos cambian y lo que este año es valido el año próximo puede no serlo. En cuanto a la exigencia de la que os he hablado antes, pues si al final el jugador aprende bien lo que tiene que aprender pues es positivo, pero si el jugador se cierra en banda y no tolera el nivel de estrés, pues al final salta por los aires el baloncesto, se lo deja, cambia de equipo o que sé yo. Los entrenadores de estas características no tienen puntos medios, o te encantan o los odias. Cada uno entrena en consonancia a su forma de ser, por ejemplo yo no nunca seré un entrenador con una tolerancia al caos cero, creo que debe haber un espacio en el entrenamiento donde se liberen tensiones, una broma a tiempo puede ser mucho más efectivo que un castigo.

Al principio de los entrenamientos, con mis benjamines, acordé una serie de cosas, entre las que estaban el comportamiento, les expliqué que yo también me lo tenía que pasar bien y de vez en cuando les decía que cierto comportamiento no ayudaba a que me sintiera bien, yo mismo puse los límites de esa tolerancia y les dejé claro donde podían "desmadrarse" y donde no. Soy de los que piensa que en esta categoría no puedes forzar mucho la máquina, el nivel de atención es mínimo y los ejercicios muy mecánicos les cuesta mantenerlos, por lo tanto hay que fabricar ejercicios muy dinámicos, donde todos tengan un balón y donde haya libertad de movimiento. 
Las cosas que toleras y las que no son acuerdos que suscribes con ellos y que se mantienen a lo largo del año, aunque hay ocasiones en donde no hay modo alguno de "barajarlos" y en esas ocasiones luchar contra las "inclemencias" es tontería hay que dejarse llevar y en pequeñas dosis realizar el entrenamiento que llevabas pensado hacer, hay que saber que grupo humano llevas entre manos y adaptarte a las circunstancias, no ser un robot que realiza los ejercicios que llevas preparado sin dejar que nadie ni nada los cambie.

2 comentarios:

Lucas Pérez dijo...

¿Estas llamandome autoritario caballero?

Estoy de acuerdo con su opinión, pero ojo, no siempre. La primera semana de entrenamientos con un grupo nuevo debe ser seria, con poco lugar a las bromas y con baja tolerancia. No se puede permitir que dándoles la mano nos cojan el brazo.

Al igual que la tolerancia, la confianza con el entrenador puede ser un arma de doble filo. Demasiada confianza conlleva a un buen ambiente del grupo pero una tendencia a la vagueza ante ese buen rollo. Poca confianza conlleva un buen y serio trabajo pero mal ambiente. Sólo hay que saber encontrar ese punto medio y eso sólo se consigue con el tiempo.

Además, tu no eres autoritario y yo algo más. Y dicen que los polos opuestos se atraen... ja, ja.

Un abrazo máquina.

Juan Serigot dijo...

Que bueno que eres Lucas...

Sincronía perfecta...

En la primera semana hay que dejar claro lo que se está permitido y lo que no y sobre todo lo que es importante para los entrenadores.

La confianza la tiene que ofrecer el segundo, es el que tiene que estar cercano a los jugadores y detectar cualquier anomalía.

Eso de que yo no soy autoritario ya veremos, a lo mejor te llevas una sorpresa compañero...

Por cierto lo de autoritario no venía por ti... ¿con quien estaba hablando?...

Publicar un comentario

REDISEÑA

REDISEÑA
Diseño Gráfico Freelance
Se ha producido un error en este gadget.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls